La llegada del Neolítico —y con él, la introducción de la agricultura y la ganadería—, se produce en Galicia durante el V milenio a. C. Este hecho provoca un cambio sustancial en las sociedades de la época, cuyo modo de vida itinerante, basado en la caza y la recolección de frutos, se transforma progresivamente en otro mucho más estable, de base pastoril y apoyado en el cultivo de cereales.

Este proceso, que conduce a la construcción de los primeros asentamientos humanos, no sólo supone una profunda transformación económica y social, sino que trasciende a todos los aspectos de la vida del hombre. Es en este contexto cuando surge el denominado fenómeno megalítico.

Mámoa de Chan de Arquiña

Localización

La mámoa de Chan de Arquiña se encuentra situada en el concello de Moaña, muy cerca del Monte Faro de Domaio, cuya cima constituye el punto más elevado de la península de O Morrazo.

Mámoa de Chan de Arquiña

El fenómeno megalítico del noroeste peninsular —habida cuenta de la escasez de menhires documentados— se limitó fundamentalmente a la construcción de dólmenes, siendo el de Chan de Arquiña, construido en torno al año 3000 a. C., uno de los ejemplos más destacados de todos los existentes en las Rías Baixas.

Estas cámaras funerarias, conocidas en Galicia con el nombre de antas, estaban formadas por varias losas de piedra clavadas en el suelo en posición vertical y una o más losas —a modo de cubierta— apoyadas sobre ellas en posición horizontal. La estructura resultante se recubría total o parcialmente con tierra formando un túmulo o mámoa.

Mámoa de Chan de Arquiña, Moaña

Por otro lado, el inicio del fenómeno megalítico va a poner de manifiesto una nueva actitud del hombre con el medio físico, ya que por primera vez en la historia el ser humano va a modificar el paisaje siguiendo criterios culturales y lo va a hacer, además, con vocación de permanencia. Chan de Arquiña es una buena muestra de ello.

Breve reseña histórica

La mámoa fue excavada y restaurada en la década de los 50 por un equipo dirigido por el arqueólogo Ramón Sobrino Lorenzo-Ruza. Durante los trabajos de excavación se encontraron restos de un ajuar funerario compuesto por diversos útiles de piedra y fragmentos de cerámica. Además, en el interior de la cámara, aparecieron restos de ocre, lo que indica que pudo estar decorado con pinturas.

Planta y sección del dolmen

El megalito se encuentra catalogado, desde el año 2011, como Bien de Interés Cultural (BIC) de Galicia. Por tanto, goza del máximo nivel de protección.

Descripción técnica

El anta de Chan de Arquiña presenta una tipología típica con cámara poligonal y corredor de entrada orientado al este. Con una longitud total de 5,20 m, cuenta con once ortostatos en la cámara y cinco en el corredor. La cámara posee un diámetro de 3,45 m y su altura aproximada es de 2,30 m. Una de sus particularidades es que presenta un corredor incipiente, por lo que se estrecha progresivamente a medida que se aleja de la cámara.

Mámoa de Chan de Arquiña, Moaña

El dolmen conserva buena parte del túmulo de tierra que lo cubría. Éste, con unas dimensiones de 30 metros en su eje E-O y 25 metros en el N-S, posee forma ligeramente ovalada y, al igual que en otros monumentos similares de la época, estaba cubierto por una coraza de piedras. Además, un anillo de piedras perimetral, dispuesto a modo de zócalo, rodeaba todo el conjunto.

Un par de curiosidades

Ya fuera por la falsa creencia de que en su interior albergaban grandes tesoros, porque en épocas recientes han sido empleados como canteras o simplemente por considerarlos un estorbo, lo cierto es que los megalitos gallegos han sufrido numerosos daños a lo largo de su historia. Por desgracia, Chan de Arquiña no constituye una excepción, tal y como puede apreciarse en la tapa que cubre la cámara, actualmente partida. También son evidentes las señales de haberlo intentado nuevamente.

Tapa partida del dolmen

Por otra parte, el paso del tiempo ha provocado que los paisajes en los que nos encontramos hoy día estos monumentos sean distintos de aquellos en los que fueron construidos y experimentados en el pasado. En este sentido, podemos decir que análisis realizados con polen fósil extraído del lugar han confirmado que, en el momento de su construcción, el megalito estaba rodeado de robles, abedules, alisos y brezos. Sin embargo, en la actualidad, son los castaños los que predominan en el entorno.

Primavera en Chan de Arquiña

¿Quieres visitar algo más en los alrededores?

A escasos 6 kilómetros de Chan de Arquiña, aunque ya situada en el vecino concello de Vilaboa, se encuentra la necrópolis de Chan de Castiñeiras, un conjunto megalítico formado por ocho túmulos funerarios entre los que destaca la mámoa do Rei, datada en el año 4000 a. C.

Mámoa do Rei, en el concello de Vilaboa
Mámoa do Rei, concello de Vilaboa

Lecturas recomendadas

Xacementos arqueolóxicos de Galicia

Pilar Barciela Garrido / Eusebio Rey Seara

Edicions Xerais de Galicia (2000)

El fenómeno tumular y megalítico en Galicia: caracterización general, problemas y perspectivas

Antón A. Rodríguez Casal

Munibe – Suplemento 32 (2010) pp. 58-93

Algunas fotografías más

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.