No se me ocurre mejor forma de comenzar este artículo que empleando las palabras con las que Luis Alberto Rey Lama —en su libro La casa de Baiona— pone punto y final al extenso capítulo que dedica a la Virgen de la Roca:

El enclave natural en que se encuentra, las imponentes vistas al Atlántico, sus puestas de sol, la propia belleza del monumento, el simbolismo cultural que encierra … «La Roca» merecería sin duda un mayor reconocimiento. Dicen que los gallegos no somos de «darnos importancia». Y quizás sea cierto …

Mirador de A Virxe da Rocha

Localización

La Virgen de la Roca (A Virxe da Rocha, en gallego) se levanta sobre la cima de un pequeño promontorio rocoso situado a las afueras del núcleo urbano de Baiona. Este lugar, de indudable atractivo turístico, ofrece una vista privilegiada de toda la bocana de la ría de Vigo: las islas Cíes, cabo Home, la península de Monteferro, las islas Estelas, la fortaleza de Monterreal, etc.

Vista desde la base del monumento de la Virgen de la Roca
Vista desde la base del monumento

Mirador de A Virxe da Rocha

El monumento —cuyo proyecto hunde sus raíces en el año 1909— fue construido por iniciativa del ingeniero e industrial gallego Laureano Salgado Rodríguez y diseñado por el arquitecto porriñés Antonio Palacios, quien ya contaba con cierto reconocimiento tras haber firmado el célebre proyecto del Palacio de Telecomunicaciones de Madrid, por aquel entonces en construcción.

El diseño de Palacios representa a la Virgen sosteniendo una embarcación en su mano derecha, lo que supone una clara referencia al gran acontecimiento histórico vivido en la villa de Baiona el 1 de marzo de 1493: la llegada a puerto de la calabera Pinta, capitaneada por Martín Alonso Pinzón, tras su regreso de la primera expedición de Cristobal Colón al continente americano.

La virgen de la Roca vista desde la base

La gigantesca escultura, de aproximadamente 15 metros de altura, está construida en granito, excepto la cara y las manos —obra del escultor madrileño Ángel García Díaz—, que fueron labradas en mármol blanco de Carrara, y el nimbo cruciforme situado sobre la cabeza, realizado en porcelana.

La cara de la Virgen vista desde la barca

Por el interior, una escaleras de caracol permiten ascender hasta lo alto del monumento, donde la barca desempeña la función de mirador. Estas escaleras, construidas originalmente en madera, fueron sustituidas por las actuales a principios de los años 50. Labradas en piedra, son obra de Ángel Fernández González, un escultor muy vinculado a Baiona del que hablaremos más adelante.

Escaleras del mirador de A Virxe da Rocha

El vestíbulo de acceso se encuentra excavado en la propia roca y, al igual que las escaleras de caracol, cuenta con dimensiones muy reducidas. Por este motivo, solo se permite la presencia simultánea de cuatro o cinco personas en el interior del monumento.

Acceso a la Virgen de la roca

Curiosidades

-PRÓXIMAMENTE-

Mirador de la Virgen de la Roca, Baiona. Proyecto original.
Dibujo del proyecto original publicado en la revista Vida Gallega (1909). Edición propia.

Bibliografía recomendada

•A Virxe da Rocha: un singular proxecto de Antonio Palacios

Xosé Mª Ramón Iglesias Veiga

Revista de Estudos Miñoranos nº2 (2002)

La casa de Baiona

Luis Alberto Rey Lama

Editorial PICA Galicia (2015)

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.