El arqueólogo de la Diputación de Pontevedra y director de las últimas excavaciones realizadas en el yacimiento, Rafael Rodríguez Martínez, afirma con rotundidad que en pocos lugares han sucedido tantas cosas como en A Lanzada y teniendo en cuenta que nos encontramos en un enclave con casi 3000 años de ocupación continuada, lo más probable es que tenga razón.

Ermita de A Lanzada, Sanxenxo

Localización

El popularmente conocido como Campo da Lanzada pertenece a la parroquia de Noalla (concello de Sanxenxo) y se encuentra situado entre las playas de Foxos y Areas Gordas.

Promontorio de A Lanzada

El topónimo A Lanzada es conocido, fundamentalmente, por la playa, una de las más visitadas de las Rías Baixas. Sin embargo, A Lanzada es mucho más que eso, puesto que en este lugar podremos visitar, entre otras cosas, una pequeña joya del románico tardío, los restos de una fortaleza medieval del siglo X o uno de los yacimientos arqueológicos más singulares de Galicia.

Campo da Lanzada

Ermita de A Nosa Señora da Lanzada

La ermita de A Nosa Señora da Lanzada es una pequeña capilla tardorrománica de principios del siglo XIII, si bien los expertos consideran muy probable que se edificara sobre los restos de otra más antigua. Se trata de un templo de pequeñas dimensiones, destacable por su sencillez y austeridad, compuesto por una única nave de planta rectangular y un ábside semicircular.

Ermita de A Lanzada, Sanxenxo

En el interior de la ermita, cuya nave se encuentra cubierta por una bóveda ligeramente apuntada, destaca el retablo barroco, probablemente del siglo XVIII. Asimismo, al igual que sucede en otros santuarios situados en villas marineras, llama la atención la presencia de varias maquetas de barcos, las cuales fueron ofrecidas a la virgen como agradecimiento por la protección brindada.

Según la tradición, para protegerse contra el mal de ojo y el meigallo, hay que barrer la ermita, pero no debe hacerse de cualquier forma: el recorrido ha de realizarse pasando por detrás del retablo y por delante del altar, en sentido contrario a las agujas del reloj, y repitiendo el circuito completo tres veces. Además, aquellos que dejen limosna se garantizarán regresar al santuario el año siguiente.

Ermita de A Lanzada, Sanxenxo

Durante el último fin de semana de agosto se celebra en el entorno de la ermita una importante romería —ya documentada en el siglo XVIII— capaz de congregar todos los años a miles de personas. Además de los numerosos actos religiosos que se celebran en honor a la Virgen, actuaciones musicales y fuegos artificiales forman parte actualmente del programa de festejos.

El baño de las nueve olas

El rito por excelencia de este fin de semana de fe y fiesta —no necesariamente por ese orden— es el del baño de las nueve olas, que tiene lugar la madrugada del sábado al domingo. En él participan numerosas personas que no dudan en adentrarse en las aguas de A Lanzada en busca de fertilidad.

Fortaleza medieval

El otro gran elemento arquitectónico visible del promontorio lo constituyen los restos de la fortaleza medieval. Edificada hacia el año 960 por el obispo Sisnando II de Iria, la fortaleza se encontraba integrada en un sistema defensivo dispuesto a lo largo del litoral meridional de la ría de Arousa con el fin de salvaguardar Compostela de las frecuentes incursiones de musulmanes y normandos.

En el mismo conjunto estaban encuadradas otras construcciones similares del entorno, como la Torre de San Sadorniño (Cambados), la Torre de Cálago (Vilanova de Arousa), las Torres de Oeste (Catoira) o la ya desaparecida Torre de Cortegada (Vilagarcía de Arousa).

Ermita de A Lanzada, Sanxenxo
Pasadizo que conecta en la actualidad el antiguo islote con tierra firme

La fortaleza fue destruida durante la Revuelta Irmandiña, en el año 1467, quedando únicamente en pie los restos de la torre que podemos ver hoy en el extremo oriental del recinto. Posteriormente, con el material procedente del derribo, se construyó el pasadizo que conecta en la actualidad el islote con tierra firme y que vino a sustituir al antiguo puente levadizo.

Yacimiento arqueológico de A Lanzada

En la explanada de acceso a la ermita nos encontramos con uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Galicia. En apenas 1800 m² de excavación han aparecido restos que pueden fecharse entre el siglo VIII a. C. y el VII d. C., por lo que el asentamiento estuvo ocupado, al menos, desde finales de la Edad de Bronce hasta bastante más allá de la caída del Imperio romano.

El material encontrado, procedente de diversos puntos del Mediterráneo, demuestra que este lugar tenía un importante carácter comercial antes incluso de la llegada de los romanos. Por tanto, al contrario de lo que se creía inicialmente, los pueblos galaicos no estaban aislados, ya que aquí llegaban mercancías procedentes de lugares tan lejanos como Italia, Túnez o Palestina.

Castro de A Lanzada, Sanxenxo
Yacimiento arqueológico de A Lanzada

Entre otras cosas, la excavación ha dejado a la vista los restos de la factoría de salazón más antigua de Galicia —la cual estuvo en funcionamiento, al menos, entre los siglos III y I a. C.—, varias cabañas castreñas de finales de la Edad del Hierro y los restos de un asentamiento galaicorromano muy probablemente vinculado con el control de las salinas en época romana.

Necrópolis

Desde hace siglos se sabe que en A Lanzada hay muertos sepultados. De ello ya dejó constancia Fray Martín Sarmiento —una de las personalidades más relevantes de la Ilustración española— a mediados del siglo XVIII. Sin embargo, no fue hasta el año 1951 cuando las excavaciones dirigidas por Figueira Valverde y Sánchez Cantón permitieron, finalmente, localizar parte de la necrópolis.

Desde entonces, se han recuperado en distintas campañas más de un centenar de cuerpos fechados entre los siglos I y VII d. C. Algunos de ellos se encontraron soterrados con su ajuar; otros, sin embargo, maniatados y con signos de haber sido torturados. En cualquier caso, todos en perfecto estado de conservación gracias a las condiciones arenosas del terreno en el que fueron enterrados.

Cadáver maniatado en la necrópolis de A Lanzada, Sanxenxo
Uno de los cuerpos hallados durante las primeras excavaciones

Desafortunadamente, los restos localizados se encuentran sepultados, desde la década de los 80, bajo una urbanización de chalés, por lo que las dimensiones de la necrópolis continuan hoy siendo una incógnita. No obstante, la reciente aparición —durante las excavaciones del año 2016— de los restos óseos de cuatro individuos adultos y trece bebés han abierto la posibilidad de que esta sea más grande de lo que se creía inicialmente.

Bibliografía recomendada

Lanceata. Entre la vida y la muerte. Entre la tierra y el mar

Buenaventura Aparicio / Antonio de la Peña / Rafael M. Rodríguez

Edicions do Cumio (2014)

• A Nosa Señora da Lanzada. Estudio antropológico de un santuario costero

Rafael Quintía Pereira

Librería Nós (2011)

Geociencia. O portal da ciencia galega

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.