El entorno de cabo Home, en el concello de Cangas do Morrazo, forma parte de uno de los tramos costeros más espectaculares de las Rías Baixas. Hoy recorremos la zona —perteneciente a la Red Natura 2000 e integrada dentro de la Zona Especial de Conservación ZEC Costa da Vela— acompañados de Manuel, propietario de Apartamentos Ría de Aldán. Allí podréis alquilar bicis eléctricas con las que realizar esta ruta sin apenas esfuerzo y de una forma muy divertida.

Cabo Home: ruta de los faros
Faro de punta Robaleira

Comenzamos el recorrido en el mismo edificio que alberga los Apartamentos. Este se encuentra situado en la parroquia de Aldán, en la carretera de Bueu, junto al cruce que conduce a la conocida playa de Menduíña y muy cerca de la rotonda donde finaliza el Corredor do Morrazo.

Objetivo Donón

El primer objetivo que nos marcamos es llegar a Donón, una pequeña aldea situada en la parte más occidental de la península de O Morrazo. El trayecto hasta allí es de tan solo 8 kilómetros, así que salimos con la idea de entretenerrnos un poco por el camino. El día ha amanecido soleado, la temperatura es agradable y tenemos aún 4 horas por delante. Podemos tomárnoslo con calma.

Al salir de los Apartamentos nos dirigimos hacia el sur, en dirección Cangas. A poco más de 1 km de distancia, a la altura de la iglesia de San Cibrán, junto a la desembocadura del río Orxas, un cartel nos indica la entrada al puerto de Aldán. Recorremos rápidamente las instalaciones portuarias y nos detenemos unos minutos en la playa de San Cibrán para contemplar la fachada litoral de la Ría.

Playa de San Cibrán
Playa de San Cibrán

A continuación nos dirigimos hacia la playa de Vilariño, situada ya en la vecina parroquia de O Hío. El recorrido lo realizamos sobre una pasarela de madera que discurre junto a la linea de costa. El camino termina en la playa, junto a un solitorio hórreo, donde unas escaleras nos conducen hasta la arena. Allí, bicicleta en mano, recorremos unos metros hasta conseguir llegar de nuevo a la carretera.

Playa de Vilariño
Playa de Vilariño

Una vez alcanzado el extremo occidental de la playa de Vilariño, tomamos una carretera que nos conduce hasta O Igrexario. Aquí, junto a la iglesia parroquial de Santo André, hacemos un alto en el camino. La parada es poco menos que obligada, puesto que nos encontramos frente a una de las grandes maravillas del patrimonio etnográfico gallego: el impresionante cruceiro de O Hío.

Cruceiro de O Hío
Cruceiro de O Hío

Cruceiro de O Hío

Esta joya del barroco fue tallada por el escultor pontevedrés Ignacio Cerviño en 1872. La obra posee un gran simbolismo iconográfico, destacando especialmente la cruz, donde aparece representado el descendimiento de Cristo en una escena cargada de dramatismo. El cruceiro conforma junto con la iglesia de Santo André y la rectoría un conjunto religioso de gran valor artístico.

Cruceiro de O Hío
Detalle del capitel y de la cruz

Desde el cruceiro de O Hío existen varias maneras de llegar a Donón. La forma más rápida y cómoda es hacerlo por la carretera EP-1006. Sin embargo, nosotros elegimos otra ruta —un poco más larga— que nos conduce, por la carretera EP-1005, a Pinténs y Vilanova. En esta zona se encuentran algunas de las playas más bonitas de la ría de Aldán. Visitar alguna de ellas puede ser una buena idea.

Ría de Aldán
Ría de Aldán

En Vilanova giramos a la izquierda para tomar la rúa Fuxiños. Desde aquí, una pista forestal nos conducirá, a través de los montes de O Hío, hasta la aldea de Donón. La distancia es corta, así que durante el trayecto podréis desviaros ligeramente del camino para visitar la aldea de Punxeiro (situada a los pies del monte Facho), el mirador del Pozo Negro o simplemente para deleitaros con las vistas que nos ofrecen los montes de esta parte de la península de O Morrazo.

Montes de O Hío
Montes de O Hío

La Caracola de Donón

Finalmente, llegamos a Donón. Allí nos da la bienvenida, en lo alto del acantilado, La caracola. Obra del escultor cangués Lito Portela, la estructura, realizada en acero inoxidable, representa la concha de un caracol marino (buguina). Su inauguración se produjo en agosto de 2004, hace tan solo 17 años, pero eso no ha sido impedimento para que La caracola se haya convertido ya en uno de los grandes símbolos de toda la comarca.

Caracola de Donón
Interior de la Caracola

Ruta de los faros

Desde La caracola se divisa, a los lejos, nuestra próxima parada: el faro de cabo Home. Hacia él nos dirigimos por una amplia pista de tierra que discurre paralela a la costa. Son apenas 3 kilómetros de recorrido, así que en menos de 10 minutos nos encontramos en la base del faro.

Caracola de Donón
Caracola de Donón

Faro de cabo Home

El faro de cabo Home es una de las torres baliza más altas de todo el litoral gallego. Su esbelta torre cilíndrica de 18 metros de altura, pintada de blanco, marca la enfilación para acceder a la ría de Vigo por el canal del Norte. El faro, diseñado en 1932 por el ingeniero Rafael Juanes, nos brinda una panorámica impresionante de toda la Costa da Vela.

Faro de cabo Home
Faro de cabo Home

Faro de punta Robaleira

A escasos 200 metros del faro de cabo Home nos encontramos con la baliza de punta Robaleira, una torre cilíndrica, de 6 metros de altura, construida en mampostería y pintada en un llamativo color rojo.

Faro de punta Robaleira
Faro de punta Robaleira

En las proximidades, mirando a las islas Cíes, llama la atención una pequeña cruz blanca situada sobre las rocas. En ella leemos la siguiente inscripción: “A Pepe Ruiz“. Seguramente se trate de un marinero ahogado en la zona.

A Pepe Ruíz
A Pepe Ruiz

Playa de Melide

A continuación nos dirigimos hacia el último de los faros existentes en nuestra ruta. Pero antes nos vemos obligados a rodear, atravesando un denso pinar, una de las playas más espectaculares de la ría de Vigo: la playa de Melide.

Playa de Melide
Playa de Melide

Faro de punta Subrido

Al llegar a punta Subrido nos damos cuenta de que el faro posee muchas similitudes con el de cabo Home. Las dos torres poseen, al formar parte de la misma enfilación, igual forma y color. La mayor diferencia entre ellas se da en la altura, ya que el faro de punta Subrido posee sólo 13 metros de altura, por los 18 del de cabo Home. Sin embargo, al estar situado en la cima del cabo, la elevación de su plano focal alcanza los 53 metros sobre el nivel del mar, 15 más que el de cabo Home.

Faro de punta Subrido
Faro de punta Subrido

Vuelta a casa

Desde aquí, tras más de dos horas de pedaleo, emprendemos el regreso. Este lo podríamos haber realizado por el mismo camino que empleamos en la ida, pero como queremos un poco más de aventura y nuestras piernas están descansadas —la batería de la bicicleta hace bien su trabajo— decidimos volver utilizando el sendero que conduce a la playa de Barra, una de las playas nudistas más conocidas de las Rías Baixas.

Playa de Barra
Playa de Barra

Aquellos que opten por esta segunda opción deben saber que el sendero posee tramos con cierta dificultad y que es posible que los menos habituados a las bicicletas de montaña tengan que echar pie a tierra en algún momento. Sin embargo, las vistas que el sendero nos proporciona de la ensenada de Barra bien valen tener que llevar la bicicleta de la mano durante algunos metros.

Camino a la playa de Barra
Sendero hacia la playa de Barra

Una vez que alcanzamos el extremo oeste de la playa de Barra, continuamos el camino por un tramo de dunas hasta llegar de nuevo a Donón. Otra opción, quizás más interesante, sería haber tomado alguno de los numerosos senderos que, en dirección este-oeste, conducen a Nerga a traves del complejo dunar Barra-Viñó-Nerga. Desde allí, en pocos minutos, llegaríamos al cruceiro de O Hío.

Ultima parada

Como todavía nos quedan ganas de explorar un poco más, poco antes de llegar a nuestro punto de partida hacemos un último alto en el camino para visitar la finca do Frendoal. Este lugar, conocido ahora con el nombre de El Bosque encantado de Aldán, formaba parte de la llamada Casa Torre de Aldán, un pequeño pazo propiedad de los Condes de Canalejas situado del otro lado de la carretera.

Bosque encantado de Aldán
Castillo de la finca de Frendoal

Aquí, bajo la sombra de los árboles, nos tomamos un respiro para conocer, entre otras cosas, el pintoresco castillo de recreo que los Condes construyeron para sus hijos, el antiguo acueducto que proporcionaba agua a las tierras de cultivo del pazo o el gigantesco eucalipto centenario situado junto a la escalera que veremos al atravesar el denominado arco da Condesa.

Arco da Condesa
Arco da Condesa

Continuando por el sendero que discurre junto al cauce del río, llegamos enseguida a la rúa das Pardellas. Allí, un antiguo lavadero tradicional nos marca el comienzo de una pequeña ruta que nos permitirá recorrer los molinos del río Orxas. Este pequeño conjunto etnográfico, situado a poco más de 500 metros de los Apartamentos, nos muestra una pequeña parte de la historia reciente de Aldán y supone el broche de oro de una mañana inolvidable.

Molinos del río Orxas
Molinos del río Orxas

NOTA:

La duración total de la ruta fue de 4 horas.

Si quieres más información sobre el alquiler de bicicletas eléctricas, consulta aquí la web de Apartamentos Ría de Aldán.

Apartamentos Ría de Aldán

 

2 COMENTARIOS

  1. Para mañana por la mañana, podriamos alquilar dos bicis electricas??
    Nos gustaria hacer la ruta del cabo Home

    • Hola Eva. Debes ponerte en contacto directamente con Apartamentos Ría de Aldán. Tienes el enlace arriba. Es posible que tengan bicis disponibles en estas fechas. A ver si tienes suerte, porque la ruta es espectacular.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.